Rehabilitación gastrointestinal



El sistema de órganos más afectado por las condiciones ambientales y malos hábitos es el sistema gastrointestinal: gastritis – reflujo gastroesofágico – duodenitis – intolerancia a los alimentos – estreñimiento, son algunos de los problemas clínicos visibles, pero detrás de ellos se ocultan muchos otros más.

Como regla general, si el tubo digestivo está fallando, recuperar su buen funcionamiento es la primera etapa de la estrategia terapéutica, porque es a través de este que vas a introducir en tu organismo todos los nutrientes para sanarte, y porque su buen funcionamiento es necesario para recuperar el control de la inflamación y del sistema inmune. Recuperar primero las funciones gastrointestinales para luego manejar otros aspectos de tu salud es hacer las cosas en el orden correcto.

Las 5Rs de una rehabilitación completa

Son los cuatro pasos que incluye nuestro programa de rehabilitación gastrointestinal:

1. REMOVER

Estreñimiento, microbios y alimentos que no toleras o que te producen alergia

Remover el estreñimiento: el estreñimiento es una falta de movimiento regular de los intestinos, lo que resulta en una defecación infrecuente y difícil. La frecuencia defecatoria normal debe ser de 1 a 3 veces al dia.

Remover alimentos dañinos: como carnes rojas, lácteos, cereales con gluten, azúcar refinada, embutidos y conservas, mecato, huevos, soya, maní, papa, alcohol, gaseosas, café, entre otros.

Remover microbios: a traves de un preparado fitoterapéutico e hidrocolonterapia removemos bacterias patógenas que han acaparado un espacio mayor al necesario. Estas son causa de multiples sintomas y enfermedades como de obesidad.
Añadir nuevos alimentos: ricos en fibra vegetal como frutas, verduras, frutos secos, leche de almendras, aceite de oliva, raices como jenjibre y curcuma, entre otros.

2. REEMPLAZAR

Ácido clorhídrico (para apoyar el estómago), bilis y enzimas digestivas

Apoyando la producción de ácido clorhídrico – contrario a lo que se promueve con los famosos antiácidos – recuperamos la función biliar y las enzimas pancreáticas, y así lograr una buena digestión de los alimentos. Mejora de inmediato el reflujo, la gastritis y la llenura.

3. REPOBLAR

La flora intestinal con bacterias buenas (probiótico)

Cuando comes azúcar y frituras alimentas las bacterias malas, los hongos y los parásitos. Nutres las bacterias buenas cuando comes frutas y vegetales frescos.

Para repoblar de bacterias buenas primero remueves los microorganismos malos con una desintoxicación nutricional (frutas y verduras) e hidrocolonterapia. Posteriormente tomas el probiótico en sobres con más de un billón de microorganismos (lactobacilos) seleccionados.

Los antibióticos dañan la flora bacteriana normal y permiten la entrada de una flora mala.
Si fallas estos principios de alimentación debes repetir el proceso cada 6 meses.

4. REPARAR

La pared intestinal

5. REBALANCEAR

Con los nuevos hábitos para lograr la vida que queremos.

Iniciado el programa de rehabilitación gastrointestinal, es solo cuestión de días para que el paciente note cambios drásticos en el funcionamiento de su digestión. Restablecido su correcto funcionamiento, la persona estará lista para continuar con el esquema terapéutico necesario para tratar cualquier otra condición médica si así fuere.